• BUSCADOR

NOTICIAS

05 de diciembre de 2016

Presentación de la Santísima Virgen en el Templo

Sermón del Metropolitano Filaret para la Fiesta

«Hoy el Templo vivo de Dios, la Virgen, es ofrecida al Templo y Zacarías la recibe. Hoy se regocija el Santo de los Santos».

Recién escuchamos cómo el coro cantaba estas palabras en la cuales la Iglesia describe el solemne suceso que recordamos hoy en esta gran fiesta.

La Iglesia dice: «Hoy se regocija el Santo de los Santos». Y nosotros sabemos que en el Akatistos a la Madre de Dios también decimos: «Regocíjate, más grande que el Santo de los Santos», es decir, ¡regocíjate Tú, que eres más grande que el Santuario, que el Santo de los Santos!

La historia de la fiesta nos dice que los piadosos padres, Joaquín y Ana, según lo prometido, trajeron a su pequeñita hija María de tres años al Templo de Dios para entregársela. La acompañaban las vírgenes con velas y, cuando entraban al templo la salió a recibir el propio Zacarías, Sumo Sacerdote.

Según relata la tradición, Ella siendo aún muy pequeña, solo con tres años, subió por las escaleras hacia él y, por inspiración del Espíritu Santo, Zacarías hizo aquello que no hubiera hecho nunca de otro modo, la llevó al Santo de los Santos, al recinto en el que místicamente habitaba el mismo Dios, lugar a donde ningún pie humano, ni siquiera el sacerdotal pisaba, y a donde sólo el Sumo Sacerdote tenían derecho a entrar una vez al año para incensar y orar. ¡Un día al año! Pero ese no era ese día, sin embargo, por inspiración del Espíritu Santo, el recto Zacarías entró con esta pequeñita de tres años al Santo de los Santos para que allí fuera educada.

Otra oración de la iglesia dice: «como santificada». Y la tradición relata que la Virgen con frecuencia iba al Santo de los Santos, allí se le aparecían los ángeles; el Arcángel Gabriel le traía el alimento.

Y por ello, cuando leemos sobre el otro gran suceso, la Anunciación a la Madre de Dios, el Evangelio nuevamente menciona que al ver al Arcángel Gabriel, la Santísima Virgen María no se sorprende por verlo, sino de sus palabras, ya que el propio Arcángel le era conocido desde hacía mucho, de todas las veces que se le apareció en el Santo de los Santos. Pero esta vez escuchó una salutación inusual: «Regocíjate, Bienaventurada, el Señor es contigo, bendita Tú eres entre las mujeres», — este saludo inusitado es lo que la turbó y la llevó a pensar qué significado tendría.

Según la Tradición, luego de la Presentación en el Templo, Ella quedó viviendo allí. Allí rezaba, allí trabajaba, estaba en el Santo de los Santos como ya fue dicho, los ángeles le traían el alimento.

¿Cómo tratamos nosotros el templo de Dios? Para el cristiano, el Templo de Dios tiene que ser igual a como era en la antigüedad para el salmista que escribió: «Me regocijé a los que me dijeron: iremos a la casa del Señor» (Salmo121:1). ¡Es decir, me alegré al escuchar que me dijeron que iremos a la casa del Señor! ¿Hacemos nosotros lo mismo? ¿Valoramos el templo de Dios? ¿Amamos el templo de Dios? ¿Tratamos de ir cada vez que tenemos oportunidad de hacerlo sorteando todo obstáculo? Sabemos que no siempre es así. Vemos aquí que trajeron a la Santísima Virgen María, siendo una pequeña niña al templo y ese templo se hizo su lugar querido. Allí vivía, estaba cerca siempre cerca de ese lugar. Lamentablemente con frecuencia ocurre que nuestros niños muy pocas veces ven el templo de Dios.

¡Bendito el niño a quien sus piadosos padres llevan siempre a la iglesia! Lo que el niño recibe en la luminosa, espiritual y llena de gracias atmósfera del templo es incomparable con ninguna riqueza. Lo que almacena una joven alma en esos tiernos años infantiles será su tesoro, su capital espiritual y el mejor antídoto contra la vulgaridad y suciedad de la vida, con las cuales muy rápidamente se topará. ¡Qué alegría sería ver nuestras iglesias siempre colmadas de niños! Pero podrán ver que ello no es así, ni siquiera para las grandes fiestas. Deberíamos reflexionar sobre eso, no sólo los padres, sino los educadores, docentes, cristianos, todos deberíamos pensar sobre cómo darle la posibilidad a esas almas jóvenes, recién florecientes a obtener ese capital espiritual en el templo de Dios, para que las personas puedan utilizarlo a su debido tiempo y para que se constituya en su riqueza espiritual, no sólo en esta vida, sino también en la futura. Debemos pensar y esforzarnos para que nuestros hijos vengan con más frecuencia al templo, que lo amen y traten de estar siempre en él. Siempre hubo, y ahora también las hay, familias donde los pequeños hijos aman tanto el templo de Dios que no se agobian por los oficios a tal punto que no son los padres que los traen a la iglesia, sino los hijos los que traen a los padres diciendo— «¡Más rápido! ¡Apúrense!».

Bendita aquella familia en que es así. Reflexionemos sobre ello, queridos hermanos, preocupémonos para que nuestros hijos crezcan como verdaderos cristianos, fieles hijos de la Iglesia Ortodoxa y amen el templo de Dios y su ambiente piadoso y de oración. Amén. 

 
Horario de los Oficios
Visitas al templo
Casamientos y Bautismos
Oficios Religiosos en otros templos
Velas eclesiasticas
Brasil 315 - San Telmo - Tel.: 4361-4274
Hermandad San Sergio